EL UNIVERSO (Guayaquil) Quejas de vecinos sobre labores de canteras persisten pese a controles en vía a la costa

2019-02-10 08:50 | Sociedad

Detonaciones no controladas es su principal malestar

Ministerio del Ambiente y Arcom anunciaron visitas a canteras de su competencia. Cuatro detonaciones escuchadas en un lapso de diez minutos alarmaron a los vecinos de la urbanización Puerto Seymour, hace unos quince días en plena medianoche. Ese episodio lo vivió Edwin Roldán, en su vivienda ubicada en el km 13,5 de la vía a la costa, en el oeste.

El lunes 4 de febrero, a las 12:45, un temblor fue confundido por los vecinos, pues creían que se trataba de explosiones de las canteras, aquellas que para ellos son un problema manifiesto en esta zona. “Uno se habitúa, es casi común esa situación”, citó Roldán.

A las 08:17 del miércoles pasado, Guillermo Ayala, dirigente de esa misma urbanización, contabilizó ocho detonaciones escuchadas claramente por los residentes.

Ese es el día a día de la vía a la costa, sector de importante desarrollo donde los vecinos piden acciones más concretas ante las canteras. Su última instancia ha sido visibilizar el problema en redes sociales, recoger firmas tras reiterados pedidos de controles, reuniones con al menos seis autoridades y un plantón de protesta.

A finales de enero, el alcalde Jaime Nebot, con quien también se han reunido, formalizó un nuevo pedido al Ministerio del Ambiente (MAE) para que clausure canteras “ilegales”. Las de competencia municipal están regularizadas, dijo.

Según José Franco, coordinador de la Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom), que regula 31 zonas de extracción de canteras de material no metálico, aclaró que en cuanto al tema minero están en norma y que el MAE está verificando si cumplen reglas ambientales. Harán inspecciones, ofreció.

Pese a ello, para los moradores este problema lleva más de una década. En 2007, un artículo de este Diario ya reflejaba el malestar por el polvo y ruido que decían provenían de canteras. Allí, residentes de Torres del Salado contaban sobre resquebrajamiento de paredes por la actividad de explosiones en canteras. Años después, esa urbanización formalizó un pedido a instituciones estatales.

Así ha transcurrido el tiempo entre quejas de moradores de esa zona, en un panorama de múltiples y divididas competencias entre Cabildo, MAE, Arcom y otros entes. Los vecinos han ido a una y otra institución y hasta ahora desconocen sobre cronograma de explosiones, se quejan de trabajos fuera de horario laboral y polvo a diario.

En 2011, una inspección de la Dirección Provincial de Salud del Guayas determinó “que existe en los moradores una sobrexposición constante prolongada a polvo, ruido y vibraciones”. Eso preocupa a los vecinos, como Ayala, quien señaló que están ‘eliminando’ bosques, para ello citó otra denuncia hecha en 2006, cuando apenas se dijo que se estaban haciendo trabajos dentro del bosque protector Cerro Blanco.

Ayala y Roldán solicitaron que las zonas con irregularidades se clausuren y las que sí cumplen que establezcan un cronograma de hasta qué fecha seguirán operando en esta zona poblada, que en 2018 sumó otra denuncia. Vía al Sol envió quejas por trabajos por la noche.

Celiano Almeida, de una cantera del sector, señaló que trabajan en regla y buscan seguir un proceso “engorroso” para el licenciamiento ambiental. Reconoció que en su cantera una de las dos empresas que extraen material laboró por la noche, pero que eso fue controlado.

Él no avala que se diga que el polvo se genera por su cantera. “Es muy exagerado o no es verdad que hay contaminación a ninguna urbanización. La caliza es material pesado... Les desafío a un debate técnico con los técnicos que quieran”, añadió.

Franco dijo que las inspecciones son continuas, en 2018 hubo 3.000 en 449 concesiones del país. Para control en la vía a la costa tienen 12 técnicos. (I)

58 zonas de extracción de material no metálico (31) y construcción (27) están en vía a la costa, según Arcom.

Varios pedidos

 

 

Enlaces relacionados


+ Ver otras noticias